Ir al contenido principal

El esposo desaparecido

por Bruno Mateo

A veces, me siento en la banca del parque y comienzo a observar a los chicos que juegan con la pelota. Sus piernas al descubierto dejan ver su rebozante juventud. Tendrán unos 25 años. No son unos crios, pero si son deliciosos. Sus groseras expresiones hacen que mis manos suelten, sin querer, el bordado que hago. El sol pega sobre sus cabellos que se agitan con el viento. Mi transpiración se alborota con sus vítores al meter un gol. ¿Cómo una etapa tan bella se puede alejar de nuestras vidas?

Ahora, me vienen a la memoria los versos de Rubén Darío: "Juventud, divino tesoro, te vas para nunca más volver, cuando quiero llorar no lloro y a veces lloro sin querer" , y viendo aquel joven negro con su piel aceitosa por el sudor que emana de sus poros, me invita a gritarle: ¡Arriba! ¡Así se hace!. Los chicos se voltean y me sonríen. ¿Qué más pueden hacer frente a una mujer de ochenta años sentada en una silla de ruedas?

Es fascinante detallar esos cuerpos tan atrevidamente masculinos. Me imagino sus olores de macho joven que dominan una manada de hembras en esta jungla de cemento . Acaso una mujer , como yo, no puede deleitarse con ver, aunque sea ver, a esos hombres jugando pelota, una tarde en un parque de una ciudad cualquiera. Corren veloces, y sus imágenes se me graban en toda mi piel. Vuelo hasta aquellos años cuando mi esposo y yo nos revolcábamos por el pasto y nos besábamos a escondidas de mi madre y debíamos parar porque su virilidad y mi feminidad estaban a punto de estallar.

Ahora, mi carne se pega a mi vestido y siento que quiero correr junto con esos chicos para ver si alguno de ellos pueda ser mi esposo desaparecido

Junio, 2009

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…