Ir al contenido principal

EL “DON JUAN” GRADUÓ AL PROFESER UNEARTES-TEATRO 2008


El pasado 02 de noviembre de 2008 presencié en la sala Nicolás Curiel ubicada en la sede del antiguo Instituto Universitario de Teatro IUDET en San Martín en la ciudad de Caracas uno de los montajes de graduación del Profeser UNEARTE que se tituló “Don Juan en San Juan: ¿Qué no harías por amor?” (Por cierto vi el nombre del montaje más claro dentro del díptico que entregan al público, porque el diseño de letras en la portada del mismo es un poco confuso).

Aclaro que la siguiente crítica es personal lo que implica necesariamente un juicio subjetivo, aclarado este punto, continúo: El montaje comenzó a la hora pautada. ¡Bravo! Son pocas las agrupaciones que respetan al público en cuanto a la hora. Este trabajo según se lee en el programa de mano fue bastante ecléctico, por decirlo menos, con respecto a la utilización de textos dramáticos de distintas autoras y autores: Tirso de Molina (seudónimo del Fray Gabriel Téllez), Moliere, Zorrilla, Calderón y Sor Juana Inés de la Cruz), tal vez, esta selección responde a la cronología biográfica de los escritores, exceptuando a Zorrilla que vivió un período un poco más tardío (1817-1893) o criterios de similitud de temáticas. No sé. Los textos fueron ¿respetados? Me percaté de que no fue así. Los actores muy a la usanza de los actores de legua utilizaron las llamadas morcillas o “criollizaron “los parlamentos. Esto responde evidentemente a la concepción que hizo el director del montaje -quien fue Costa Palamides- una visión más actualizada del asunto éste del hombre machista – en el caso particular del montaje- latinoamericano. Aunque esto no sólo ocurre en nuestras latitudes. Basta ver cualquier periódico de España- por ejemplo- para sorprendernos de cómo los hombres maltratan a las mujeres llegando incluso a constantes asesinatos. El Don Juan del Profeser fue más light con respecto a la violencia de género. Hizo más hincapié en el hombre “pica flor” .El hombre que no puede dejar de tener sexo con cualquier mujer sin importarle su estado civil.

La puesta en escena fue llevada hacia el estilo musical con canciones de distintos géneros latinoamericanos – tangos, boleros, brasileras- a mi parecer un poco descoordinados en cuanto a la coralidad. Aquí se hace necesario revisar en trasfondo esta situación: ¿no tuvieron tiempo?, ¿no hubo profesor de canto? Otra incertidumbre. Acoto que no canto nada. Pero se notó demasiado para obviar este detalle. Un detalle que repercutió en el montaje porque éste se supone era una revista musical. El concepto de la puesta es el sarcasmo y daba una visión satírica de los problemas típicos de Latinoamérica como lo son: la corrupción, la utilización de la política como medio de poder y el machismo. El hilo conductor del montaje fue la historia de Don Juan personaje en sus andanzas con las mujeres y su final trágico. La muerte por envenenamiento llevada a cabo por una mujer, mejor dicho, por el fantasma de una mujer asesinada por él. Aquí hay una reivindicación femenina frente a la actitud de poder del hombre. Un problema de sexismo. La idea interesante. La materialización de esta idea fue burda y poco acabada. Las actuaciones –creo- que estuvieron parejas. Dominio escénico y técnicas de interpretación y voz. No la voz en función del canto -el cual fue deficiente- sino en cuanto a la fabricación de personajes. Acoto que considero que Ludwing Pineda estuvo brillante en su interpretación de Catalinón. Delbis Cardona estuvo a la altura de un excelente actor trabajo con pericia a su personaje Don Juan.

Para finalizar afirmo por un lado que el montaje fue divertido y resumió los estudios de las egresadas y egresados del Profeser- UNEARTE 2008 y por otro pienso que se pudo haber hecho un brillante montaje. La idea fue atinada, sin embargo, se quedó en el camino.


Bruno Mateo
Técnico medio en artes escénicas opción actor
Licenciado en Letras (UCV)

Email:
bruno_mateo1@yahoo.com.ve
Blog: www.ciudadescrita.blogspot.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…