Ir al contenido principal

Manga japonesa

¿Por qué los japoneses son tan aficionados al manga?

En el año 2002, los japoneses se gastaron cerca de 500.000 millones de yenes en cómics y fueron publicados unos 2.500 millones de ejemplares, lo que apenas alcanza el 40% del mercado de publicaciones. Dese un paseo por Japón y verá cómo todo el país está saturado de manga.
Los kioscos de las estaciones de tren y las estanterías de las librerías están abarrotados con cómics y revistas de cómic. Existen incluso cafés especializados donde se pueden leer los manga. Los adultos en los trenes viajan fascinados leyendo este tipo de publicación.
¿A qué se debe que un pueblo culto como el japonés esté tan ligado a los manga? ¿Tienen los manga tanta violencia y sexo como con frecuencia tendemos a creer? En un esfuerzo por desvelar la verdad, me dediqué a investigar entre algunas personas.
“Los manga japoneses no son exclusivamente para niños. A medida que se fueron desarrollando se diversificaron para satisfacer las necesidades de los consumidores”, nos comenta Akita Takahiro, Director de la Sociedad Japonesa para el Estudio de los Dibujos Animados y los Cómics.
En la actualidad, existen 281 variedad de revistas de cómic – que transcienden género y generación. Los temas de manga van de lo romántico a lo culinario, así como terror, economía e historia. Hay suficientes temas como para que se divierta el adulto.
“Yo he leído manga desde que era un niño”, me dijo recientemente un viejo amigo retirado a los sesenta. “Solía leerlos en el tren cuando me dirigía al trabajo. Me ayudaban a olvidarme del estrés de la jornada laboral”.
“Japón es la única nación en la que se equiparan los libros de cómic con las novelas o las películas”, nos asegura Frederik Schodt, una autoridad en la materia.
“El manga en Japón no constituye un género sino un medio independiente de expresión”, comenta Minamihata Toshiharu, asesor de Shogakukan, un editor de éxito. El manga, como las novelas o las películas, posee la capacidad de contar una historia. Si en los relatos cotidianos aparecen las lágrimas, las risas, el odio y otros sentimientos, es normal que en algunos capítulos aparezcan expresiones de sexo y violencia, añade Minamihata.
En Japón, los relatos contados por medio de imágenes cuentan con una larga historia. Ya alrededor del siglo XII se datan pergaminos de chojugiga, o dibujos humorísticos de animales y pájaros.
Mucho después, y con un toque de influencia occidental, aparecerían tras la Segunda Guerra Mundial los que se han convertido en el tipo de historia actual de manga. Durante los 50 años siguientes se asistió a una evolución radical del medio, con el mercado de manga alcanzando su cenit en 1995.
La popularidad del manga en Japón parece estar debilitándose, según asegura Sasaki Toshiharu, del Instituto de Investigación para las Publicaciones. Por ello, cada vez más editores se incursionan en los mercados extranjeros.
Quizás muy pronto comiencen a aparecer los manga en las estanterías de las librerías donde usted vive, entonces comprobaremos si la pasión por estas historias conquista también los corazones del público de todo el mundo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…