Buhoneros en "la Central"

Hoy me toca hablar de mi UCV. Yo soy ucevista. Creo en la enseñanza impartida en sus aulas como también creo que hay que hacer un pensum de estudios más real y cercano a la problemática actual de nuestro país Venezuela, pero nunca levantaría una mano para destruir a la ciudad universitaria. Por ello, veo con asombro cómo se ha deteriorado su estructura física: paredes pintadas de montones de grafitis, papeles de propaganda y publicidad pegados en todos lados, incluso sobre trabajos artísticos de muchos creadores de la plástica y arquitectura venezolanas, montones de basura, llámense latas, papeles, cajas, escombros dejados sobre sus numerosos jardines, todos estos elementos deterioran profundamente, no sólo la infraestructura espacial de la UCV, sino el alma de los que alguna vez pasamos por sus salones y supongo de los que actualmente cursan sus carreras. Es bochornoso y terrorista todo este "kit" de ingredientes que atentan contra un patrimonio mundial. ¿Cómo es posible que las autoridades y los y las estudiantes permitan que dentro del recinto universitario se coloquen buhoneros para vender sus mercancías? En la entrada de la estación del metro de ciudad iniversitaria y el pasillo que conduce a los galpones en donde funciona la escuela de Idiomas Modernos y a la Facultad de Farmacia se estableció una mafia de comerciantes ilegales con el cuentico de que lo hacen para sobrevivir. Es mentira. Sólo buscan lucrarse de una manera fácil y moralmente ilícita. Alguien que compre algo y lo revenda más caro de su precio oiginal está robando, a pesar de que se encuentra dentro de un marco jurídico capitalista aceptado. En trealidad, no pretendo ni quiero escribir sobre este punto, lo que denuncio es que a la Universidad Central de Venezuela la están acabando en cuanto a su planta física. ¿Dónde están los y las humanistas? ¿Dónde están las autoridades? ¿Dónde están los y las estudiantes que desean (con mucha razón y los apoyo) un cambio en la UCV? ¿Dónde están los y las estudiantes y profesores y profesoras que se desgarran las vestiduras por la defensa de las libertades personales? ¿Dónde están los y las egresad@s que ahora ostentan cargos burocráticos tanto privados como públicos y que tienen espacios de poder? La UCV parece la etaria del pueblo. Sólo la utilizan cuando les coviene. Yo digo NO a la buhonería dentro y cercana a la UCV. Yo digo NO a usar las paredes para pegar propagandas y publicidaes. Yo digo NO a la indeferencia de las autoridaes y los estudiantes frente al deterioro físico de la "Central". Yo digo NO a la muerte agónica de los jardines.

La UCV es un patrimonio de Caracas y de todo el país, disculpen el panfleto, pero no podemos permitir que la humillen y la destruyan de una manera impune.

La UCV es LA CASA QUE VENCE LAS SOMBRAS y tenemos que acabar con sus sombras internas y externas.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Mi querido amigo, hoy estuve por aquí, visitándote, desandando las calles de esa ciudad que reescribes desde tus sueños y esperanzas. Como Ucevista, también me duele el estado en que he visto muchas veces nuestra casa de estudio, por eso tienes mi apoyo en ese sentido. Sigue dibujándonos tu ciudad. Abrazos, Eddy D. Souza.