Ir al contenido principal

Buhoneros en "la Central"

Hoy me toca hablar de mi UCV. Yo soy ucevista. Creo en la enseñanza impartida en sus aulas como también creo que hay que hacer un pensum de estudios más real y cercano a la problemática actual de nuestro país Venezuela, pero nunca levantaría una mano para destruir a la ciudad universitaria. Por ello, veo con asombro cómo se ha deteriorado su estructura física: paredes pintadas de montones de grafitis, papeles de propaganda y publicidad pegados en todos lados, incluso sobre trabajos artísticos de muchos creadores de la plástica y arquitectura venezolanas, montones de basura, llámense latas, papeles, cajas, escombros dejados sobre sus numerosos jardines, todos estos elementos deterioran profundamente, no sólo la infraestructura espacial de la UCV, sino el alma de los que alguna vez pasamos por sus salones y supongo de los que actualmente cursan sus carreras. Es bochornoso y terrorista todo este "kit" de ingredientes que atentan contra un patrimonio mundial. ¿Cómo es posible que las autoridades y los y las estudiantes permitan que dentro del recinto universitario se coloquen buhoneros para vender sus mercancías? En la entrada de la estación del metro de ciudad iniversitaria y el pasillo que conduce a los galpones en donde funciona la escuela de Idiomas Modernos y a la Facultad de Farmacia se estableció una mafia de comerciantes ilegales con el cuentico de que lo hacen para sobrevivir. Es mentira. Sólo buscan lucrarse de una manera fácil y moralmente ilícita. Alguien que compre algo y lo revenda más caro de su precio oiginal está robando, a pesar de que se encuentra dentro de un marco jurídico capitalista aceptado. En trealidad, no pretendo ni quiero escribir sobre este punto, lo que denuncio es que a la Universidad Central de Venezuela la están acabando en cuanto a su planta física. ¿Dónde están los y las humanistas? ¿Dónde están las autoridades? ¿Dónde están los y las estudiantes que desean (con mucha razón y los apoyo) un cambio en la UCV? ¿Dónde están los y las estudiantes y profesores y profesoras que se desgarran las vestiduras por la defensa de las libertades personales? ¿Dónde están los y las egresad@s que ahora ostentan cargos burocráticos tanto privados como públicos y que tienen espacios de poder? La UCV parece la etaria del pueblo. Sólo la utilizan cuando les coviene. Yo digo NO a la buhonería dentro y cercana a la UCV. Yo digo NO a usar las paredes para pegar propagandas y publicidaes. Yo digo NO a la indeferencia de las autoridaes y los estudiantes frente al deterioro físico de la "Central". Yo digo NO a la muerte agónica de los jardines.

La UCV es un patrimonio de Caracas y de todo el país, disculpen el panfleto, pero no podemos permitir que la humillen y la destruyan de una manera impune.

La UCV es LA CASA QUE VENCE LAS SOMBRAS y tenemos que acabar con sus sombras internas y externas.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Mi querido amigo, hoy estuve por aquí, visitándote, desandando las calles de esa ciudad que reescribes desde tus sueños y esperanzas. Como Ucevista, también me duele el estado en que he visto muchas veces nuestra casa de estudio, por eso tienes mi apoyo en ese sentido. Sigue dibujándonos tu ciudad. Abrazos, Eddy D. Souza.

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…