Ir al contenido principal

Casa vieja

Sentarse en un restaurante y comer algún plato marcado en la carta del menú puede ser una experiencia que vaya más allá de la satisfacción del hambre. En la plaza de la Pastora, subiendo por la calle en donde se encuentra la vieja casa del pintor venezolano Arturo Michelena, actualmente museo, y diagonal a la iglesia de la parroquia se encuentra un restaurant llamado La Pastora. LLegar hasta allí se hace muy placentero, por supuesto debo decir que fui a horas del mediodia, cuando la delincuencia medianamente descansa. El comedero es una casa vieja. La puerta principal es bastante alta, la entrada al sitio está protegido con biombos. Paredes móviles que impiden el fisgoneo de las personas que pasan por el frente y así ofrecer a la clientela un poco de privacidad. Al sentarse y empezar a observar el lugar los ánimos se calman. No hay ningún traslado al pasado porque no hay nada antiguo. En la pared del fondo se observa un afiche o poster con una chica sexy al estilo de la cerveza Polar. Digo que elestres baja porque el sitio es silencioso. Las personas que comen allí parecen ser vecinos o conocidos. Todos se saludan y se sientan reposadamente en su mesa. El menú es básico. No hay nada de extraordinario en la comida. Se puede pedir mondongo, que creo es la especialidad de allí, todos los presentes lo pidieron. Yo comí asado negro. Me pareció muy sabroso. La carne tenía ese sazón caraqueño. Estaba media dulzona por el papelón. La ensalada rallada de zanahorias y repollo se hacía muy agradable al paladar y para rematar mi comida al pie del Ávila, un delicioso jugo de papelón con limón. Lo único que no me agradó fue que la comida servida era muy poca. No es que yo sea un tragón, sino que me he dado cuenta que los restaurantes de Caracas les ha dado por economizar en la comida que sirven y creo que eso desmejora la calidad del servicio. Después en la sobremesa me quedé mirando por las rendijas del biombo en la puerta principal, mi vista daba justo hacia la plaza. Ahí me imaginé lo hermosa que debió ser la zona de la Pastora a principio del siglo XX, cuando Caracas era un pueblo. De verdad que la ciudad capital fue totalmente desmembrada en su cultura. Hay quienes dicen que los tiempos pasados fueron mejores. No sé. Sólo puedo decir que a Caracas se le arrancó de un cuajo sus raíces. Por eso muchos andamos por la ciudad oliendo algún vestigio que nos pueda identificar como caraqueños.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Nuevamente me sorprende la descripción que haces, pues me resulta difícil imaginar un lugar así en una ciudad como Caracas. Pero parece que voy a tener que ir cambiando mis imágenes de esta ciudad...
Si me disculpas el atrevimiento, creo que el texto mejoraría si incidieses un poco más en la descripción del local, el tipo de personas, los meseros, la plaza... En cualquier caso me ha gustado. Andrés Gallego.
bruno mateo ha dicho que…
gracias, tomaré en cuenta tu sugerencia.

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…