Ir al contenido principal

“Las trece Rosas” de Chaveinte.

Fotografía: Paúl Márquez Meza 

Por Bruno Mateo
@bruno_mateo
@avencrit

 

Este sábado 16 de mayo de 2015, se presentó en el Teatro Bolívar,  la pieza  teatral “Trece Rosas” escrita y dirigida por Elvis Chaveinte para Deus Ex Machina Teatro, sobre la base de un episodio real del fusilamiento de 13 jóvenes entre 15 a 29 años miembros de las Juventudes Socialistas Unificadas. JSU ocurrido el  5 de agosto  1939 un poco después de finalizar la guerra civil española  e inspirada en el libro documental de Carlos Fonseca, según refiere el mismo Chaveinte en entrevista para El correo del Orinoco del día 7 de enero de 2015.

El elenco estuvo conformado por Carolina Torres, Rossana Hernández, Mónica Quintero, Sahara Álvarez, Varinia Arraiz, Shakti Maal, Mariana Calderón, Patricia Ramírez, Andrea Pedrón, Lismar Ramírez, Fernanda Godoy, Scarlett Jaimes, Gabriela Sánchez, Nakary Bazán, Alexandra Vecchionacce, Yuleima Mata, Abel García y Gabriel Agüero Mariño, con vestuario de Freddy Mendoza, iluminación de Ángel Pájaro y escenografía de Elvis Chaveinte y Gabriel Agüero.

La fábula de la obra transcurre en un cárcel en donde 13 muchachas encerradas por pertenecer al ala  izquierdista contraria al régimen de Derecha que se impuso en la España de los años 30 del siglo 20  esperan la sentencia del caudillo (aunque en realidad era el Consejo de guerra sumarísimo) que no es otra cosa que un  fusilamiento masivo tomando como excusa    el atentado mortal que se le hizo al comandante Isaac Gabaldón en donde murieron él, su hija de 18 años y el chófer, el cual les fue endosado a las JSU

La Dirección y puesta en escena logra introducir al espectador en ese lúgubre espacio carcelario con una mamotrética escenografía acorde para el montaje  y un juego de luces  de claridades y sombras que realzan los cambios de ánimos de los personajes; los movimientos de las actrices nos resultan casi coreográficos, independientemente de las escenas con música y coreografías hechas a propósito que suavizan un poco la temática escabrosa de la violencia hacia las mujeres.

El texto teatral me resulta un poco anecdótico, me refiero a los diálogos (literatura), encuentro un tanto desdibujado las particularidades de los personajes, más bien, pareciese  que éstos fueran uno solo que transmite el discurso en distintas voces sin que logremos profundizar en la interioridad de cada una de ellas, es decir, el texto no nos permite “bucear” en sus “almas”.

Trece Rosas” es un montaje de investigación, el cual es hecho por la voluntad de conocer ese punto de la historia de España, que para un público interesado en este capítulo resulta atractivo, pero para otros, nos preguntamos el verdadero motivo  de llevar a escena esta historia, cuando por ejemplo, (he aquí mi sugerencia que, por supuesto, es totalmente desechable) en Venezuela tenemos historias fascinantes sobre torturas en períodos presidenciales anteriores; verbigracia; Jorge Rodríguez (padre), Elisa Lerner, el Carupanazo, entre muchas otras, sin embargo debo acotar que este montaje de “Trece Rosas” está muy bien logrado en cuanto teatralidad, en cuanto a actuaciones, en cuanto a puesta en escena y en cuanto a producción en sí misma.

Esta nueva generación de gente de teatro como lo es Elvis Chaveinte, entre otros, nos da la esperanza, más bien, la certeza de que el teatro venezolano, al igual que el cine, va en franco crecimiento y aplaudo el hecho del riesgo que asumen a la hora de montar distintos temas y formas de representación.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…