Ir al contenido principal

La cocinera o la lealtad de los pobres.

Cortesía de El Correo del Orinoco

Por Bruno Mateo
@bruno_mateo
@avencrit


La gente de la la Caja de Fósforos en la Concha Acústica de  Bello Monte, Caracas, nos vuelve a sorprender y esta vez lo hace con su montaje LA COCINERA  de Eduardo Machado, el cual está incluido en la programación del  I Festival de teatro contemporáneo estadounidense que finaliza este domingo 12 de octubre de 2014 en la sala de teatro El Dedal; la pieza fue dirigida por Rossana Hernández con las actuaciones de Rubén León, Layla Vargas, Valeria Castillo, Derwin Ernesto Campos y Josmary González.

“La historia comienza con el estallido de la Revolución Cubana, liderada por Fidel Castro, la madrugada de año nuevo de 1959, cuando la familia Santana, cercana a Fulgencio Batista, decide huir dejando en manos de Gladys, la cocinera, el cuidado de su mansión. Gladys, tratará de mantener su promesa durante los siguientes 40 años... a pesar de las vicisitudes a las que tiene que enfrentarse”.  

La pieza plantea desde la perspectiva personal del dramaturgo la dinámica por la que tiene que pasar Gladys, cocinera negra, que aguarda lealmente la llegada de su Patrona, mujer blanca perteneciente a la oligarquía cubana “batistiana” y que ella, en medio de su ingenuidad considera su amiga, después de que  ésta huyera el día de la celebración del año nuevo de 1959 por la llegada de Fidel Castro a la Habana, lugar de la residencia de la señora. Toda la obra transcurre en la cocina de la mansión habanera, por lo cual la escenografía cumplió la función de ser un elemento importante para la dinámica de la historia. Muy bien elaborada basada en una exhaustiva y precisa investigación de la época (años 50 entrando en los 60), igualmente, ocurrió con el diseño de vestuario y la música que ocupó el ingrediente amalgamador de la ambientación realista.

El trabajo actoral de los protagonistas Layla Vargas y Rubén León son de muy alta calidad en cuanto al manejo de emociones, vemos frente a nuestros ojos  cómo van variando una infinidad de situaciones que te introducen de inmediato en el microcosmo de estas personas. Dos personajes perfectamente delineados. Amén de la maestría con que abordan el  estilo naturalista de la actuación y el manejo de objetos en el escenario. También, por su parte Derwin Ernesto Campos con su personaje de primo gai y que nos muestra la cruel realidad que vivieron los homosexuales durante la primera etapa de la Revolución cubana,  hace un personaje encantador y muy humano que llega golpear la sensibilidad del espectador; Valeria Castillo, hace lo propio con sus dos personajes de señora oligarca y posteriormente su hija “mayamera”; sin olvidar la interpretación de Josmary González como  la joven nacida en el periodo “fidelista” que se da cuenta de su realidad cuando se enfrenta con la otra mitad de cubanos que viven fuera de la isla.

LA COCINERA es un montaje que se puede inscribir entre esas piezas que pasan a la reserva de memoria de los espectadores como imborrables por la alta factura con la cual fue ejecutado.





 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…