Ir al contenido principal

Pélame esa Mandarina

Gustavo Efrén Porras Cardozo

Soy pequeña, perfumada y dulce.

¡Ay! ¡Ay! ¡Ay! Me estás haciendo daño. No lo hagas, estás lastimándome. Me vas a tumbar, me caigo. Me mallugas… ¡Oh! Cómo he venido a menos. Mi familia paterna es apellidada Rutaceae, la materna es llamada Aurantioecea.
No entiendo porque mis padres son denominados con esos seudónimos de raíces latinas…Tal vez sea que se transculturizaron gracias a la influencia conquistadora de Alejandro Magno, a la expansión del Islam (los Omeyas se instalaron en España por ocho siglos), a la expedición de las Cruzadas, o la ida de Colón a la India llegando accidentalmente a unas tierras que años después llamaron América.

A mis hermanas la llaman: Citrus Reticulata, Citrus Unshir y Citrus Reshmi, en otras palabras: Las Clementinas, las Satsumas y Comunes. Así es como la llaman en la intimidad del hogar. Tenemos primas en diferentes países del Mundo pero me gusta mucho mi primo Tangerine, aunque no nos entendemos cuando hablamos: Él habla la lengua Árabe y yo el Mandarín. El problema más grande se presenta cuando empiezan a hablar sobre sexo, específicamente del mío, deberían mencionarme como femenina, pero no, cuando dialogan sobre mí, dicen: Es del Género Citrus y luego, me caracterizan como “Ácida y Dulce” al mismo tiempo. Otros conversan que soy un Hesperidio, una baya modificada, carnosa y simple, casi siempre obtenida de cítricos.

Soy bella, me bautizaron con ese nombre por el color del traje que levaban puestos los Mandarines, quienes eran unos funcionarios públicos de mucho poder en el Imperio Chino, cuyos trajes eran parecidos al color brillante de mi piel. Soy la Citrus más consumida en el mundo e introducida en el Mediterráneo Europeo desde 1828 para su producción alimenticia.
Algún día me casaré y tendré muchos hijos, llenos de vitamina “C” y con mucho “Potasio” los cuales nacerán por semillas, mis hermanas son miedosas y opinan lo contrario. Ellas quieren tener a los suyos por “Cesárea” o mejor dicho por “Inseminación Artificial”, pero, en la Clínica del Conuco, lo llaman: “Parto por Injerto”.

¡Ay! ¡Ay! ¡Ay! Me están tumbando, ¡Ay! Me caí…
¡Apúrate!
Túmbala! ¡
Túmbala! Que no se aporree.
¡Pélame esa Mandarina!

Caracas, julio 2011

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…