Ir al contenido principal

Ensayo sobre Virginia Woolf



La locura y la creación artística o una cuestión necesaria de superar en la revisión de la noción de enfermedades mentales: un pequeño homenaje a Virginia Woolf y dejemos de lado las ideologías acerca del arte.

Óscar Alberto Cáceres Soto, Universidad central de Venezuela. Profesor honorífico
e-mail: prof.oscarcaceres@hotmail.com.

En las historia del arte en el capitalismo han prevalecidos ciertos estigmas o estereotipos e ideologías perversas acerca tanto del acto creativo, el artista-sea cual sea su forma expresiva: pintura, poeta, escritor, en fin lo que en lenguaje común llamamos creador artístico, y antes del modo de producción capitalista también. Quien no recuerda el paradigma cultural del Mecenazgo durante el renacimiento italiano, el romanticismo alemán hasta la búsqueda de lo que después, siglos atrás se denominaron productores para referirnos a dos expresiones artísticas más difundidas, en ciertos circuitos o campos culturales: el cine y el teatro. Desde la década de los 70 en nuestro país, se hizo muy frecuente la figura del promotor o animador cultural no solo para implementar un incipiente democrático desarrollo cultural, con permiso los expertos en la materia, afín-entre otras cosas –de incorporar a los amplios y mas carentes de oportunidades a aquellos bienes culturales que el desarrollo integral realmente comprendido: auto afirmativo, plural y democrático que se centra en la valoración de la cultura y los bienes culturales, cualesquiera que sean, como dimensión de cualquier modelo de desarrollo y régimen político que fuese. Sin embargo, lo cual no es objeto de este artículo, así como en la primera década del presente siglo la problemática del llamado desarrollo democracia cultural ,paradigmas culturales exigen de otros tratamientos y concepciones ideológicas-políticas y sobretodo técnicas amerita, a mi modo de ver de una profunda y seria discusión más allá del proyecto hegemónico o revolución trasnochada de la conciencia que se quiere difundir en el ámbito de los derechos culturales que una verdadera democracia cultural demanda y constituye para que el hombre y la mujer del desarrollo integral sea el fin o su razón de ser. Lo que pasa que por circunstancias de la vida lo que hemos tenido la suerte, nada azarosa de haber sigo planificadores y gerentes culturales e investigadores y docentes universitarios, aunado a consultores de organismos internacionales estos temas o esta discusión sugerida uninominalmente con la esperanza de encontrar, en cuanto que es un artículo o breve ensayo no sobre el desarrollo cultural y su praxis concreta en la Venezuela Bolivariana, sino de una reflexión socio psicológica y política acera de lo que llamamos estereotipos, clichés, representaciones o ideologías acerca del arte y sus creadores.

Este ensayo surge por mi interés, cuando estudiaba letras y ahora que he vuelto a encontrarme con la brillante novela de esa gran escritora inglesa, quien se suicido en la década de los 40 por sufrir de “depresión bipolar” o depresión maniaca depresiva, traer a colación los viejos y nuevos estigmas y representación de las mal llamadas enfermedades mentales. No que las alteraciones del cerebro o la locura no exista, recuerden que no pueden haber enfermedades mentales por la sencilla razón de que la mente no es un órgano como el corazón, el cerebro o el hígado. Antes de seguir la novela que estoy releyendo de la mencionada autora es “La señora Dalloway”, publicada en 1925 y que según los críticos revoluciono la narrativa de su tiempo. Contárselas atenta, a mi modo de ver, con la obligación de los potenciales lectores de este breve ensayo de leérsela. Tampoco soy cuenta cuentos sino critico sociológico de la literatura y otras expresiones del arte y sus maravillosas y extrañas manifestaciones. Recuérdese que hasta el creador del Psicoanálisis Sigmund Freud en su artículo sobre la creación de ese maravilloso escultor Miguel Ángel, inicio una serie de ensayos psicoanalíticos sobre el artista y el inconsciente que según él (ver Obras Completas, tomo I) son los únicos sujetos cuyas dosis de neurosis y de psicosis, enfermedades muy de moda en la época victoriana antes de la “meta psicología “de Freud y el “Malestar en la cultura”. En estas obras o ensayos del autor, llego a plantear y de allí su poca difusión por parte de un conjunto de psicoanalistas y psiquiatras oficialistas y adaptadores del paciente al orden de social, de darlo a conocer o al menos difundirlos sin miedos de que no se le consideren científicos o estudiosos del inconsciente o científicos. Decía Freud “liberan sus represiones e inhibiciones o la manifiestan más libremente. Frente a este escondido aval por aquellos psiquiatras y estudiosos de la demencia o la locura y enfermedades mentales han ocultado desde el estudio, como lo demostró M. Foucault (La historia de la locura en la época clásica) el mismo Freud de cómo la cultura y el orden social enferma, así como la razón engendra monstruos (Goya).Esto genero en la década de los 70 y 80 todo un movimiento denominada “antisiquiatría” en Europa central que cuestiono el estancamiento de la psiquiatría en su caduca e inexacta concepción de las llamadas enfermedades mentales y mucho más los tratamientos para “curar al enfermo”. No se olviden de la excelente película de “Atrapados sin salida” de Milos Forman con ese excelente actor: Jack Nicholson, las ideologías intolerantes y descalificantes acerca de la creación artística o del arte en nuestras sociedades, han sido muchas y variadas, Quien no piensa o ha leído o escuchado o visto en un film que todo poeta, escritor, pintor, creador en general es excéntrico, drogadicto, gay, con comportamientos que atentan contra las normas y creencias, y que por lo general por sus estilos de vidas viven en comunidades, barrios o zonas especiales.
Esta ideología aparte de tener algo de cerca no creo que tenga que ver con la naturaleza de la personalidad como unidad bio-psicosocial de todo artista, la tesis manejada por algunos historiadores del arte es la teoría de la generalidad o particularidad del creador artístico, su contexto sociofamiliar, sus actitudes sobre la vida y su carácter y personalidad nada enfermiza. Ciertamente que estas ideologías insisten, en el mismo orden de ideas, en hacer historias del arte, biografías, ensayos y hasta películas donde el artista comete los actos o relaciones afectivas y personales más extremistas. La realidad de lo que estamos tratando es más compleja que rechazar a un artista por esnobista, exhibicionista o por la fuerte estigmatización homofóbica de ser homosexual, atentándose contra no solo la declaración de los derechos humanos, sino de aquellos criterios o parámetros de una sociedad democrática y plural, tolerante a la diferencia y defensoras de los atropellos contra cualquier grupo social, afroamericanos, mujeres, jóvenes, gays, lesbianas, artistas, en fin de aquellos que se le ve con raros, enfermos y hasta peligrosos para una sociedad que ella misma lo creado y los encierra en guettos diversos para que en un modo de vida convivan pacíficamente. La cuestión es que la sociedad capitalista es una sociedad inhumana, enfermiza y con una cultura, tal como lo ha demostrado los estudios más recientes de las disciplinas antropológicas y la etnosiquiatría, que enferma al sujeto social. Sobre todo a la sensibilidad y búsqueda de expresión y resolución de sus necesidades expresivas de los llamados creadores. Son un grupo social humano con necesidades y vivencias como el resto de los demás seres humanos pero estigmatizados, por diferentes y alejarse de las normas represivas establecidas para el control social.
Veamos y hablemos sobre esa gran escritora Virginia Woolf, un poco de su biografía, producción intelectual, vida afectiva y de su terrible sufrimiento de la llamada bipolaridad o depresión maniaca-depresiva. Para desmitificar el estigma acerca de la depresión y los tres intentos de suicidios que tuvo Virginia Woolf y erradicar sociológicamente la representación social de esta enfermedad. Es que comúnmente la mayoría de las personas la asocian con tristeza, aburrimiento, persona pesimista y en ciertos campos culturales populares como pavosa y la mayoría, por la eficacia material de la falsa representación de la depresión rechaza a la persona sufriente de tal enfermedad. Cuando hablo de enfermedad es para subrayar la concepción de la Organización mundial de la salud (OMS) que para el año 1999 citaba (Austin 2000),como la depresión o llamada por el padre de la medicina Hipócrates(siglo a.C.) melancolía ,por cierto según el congreso de lengua hispana que hubo en el 2007,en Bogotá-Colombia, dicha palabra fue escogida unánimemente con la más bella del idioma español”. Según la OMS muestra que la depresión como problema real tiene alcance mundial: “ De acuerdo a las últimas estadísticas en el mundo hay 330 millones de personas con depresión, un trastorno mucho más profundo y resistente que la simple tristeza, afecta los hábitos de vida, la convivencia social, el trabajo y hasta el sistema inmunológico. La enfermedad está en escalada, El año pasado fue la patología más común entre las mujeres, superando incluso el cáncer de mama. Se estima que, en el 2020 será la segunda molestia que robará mas años de vida útil a la población.”().He querido traer a colación estas cifras oportunas para combatir desde un humanismo militante las falsas representaciones, valores y creencias de la población sobre la depresión bipolar como algo personal, malcriadez, timidez, baja autoestima y otras consideraciones, que como lo vamos a ver con el caso de Virginia Wolf responde más que a una “locura escogida”, a un experiencia de vida y maltrato y abuso sexual a pesar, a diferencias de otras personas que igualmente son depresivos y sufren igualmente, perteneció a un excelente grupo de intelectuales, provino de una familia constituida y otros aspectos que sus estudiosos y biógrafos lo han resaltados hasta en informes médicos y textos muy conocidos por los psiquiatras y muchos escritores y académicos de los campos de las letras, la filosofía, la psicología y la sociología de la cultura y del hecho literario.
Antes de develar la experiencia vivida por dicha enfermedad pero que no afecto para nada su creación artística, ¿tesis personal de quien suscribe?, agreguemos pare de la maravillosa investigación social para optar al título de sociólogo (2003), de un excelente ex alumno de la Escuela de Sociología, bajo la tutoría de la Profa. Lourdes Baptista, y de la cual fui jurado principal, el colega Carlos Delgado ”En nuestra sociedad, el hecho de padecer una enfermedad mental, y sobre todo, el de llegar a la internación de un Hospital Psiquiátrico, es para la mayor parte de la gente, un estigma y un motivo de vergüenza, según Rivas, M (1996),la desvalorización y el rechazo hacia los enfermos mentales llega a su máxima expresión en las conductas de algunos familiares durante el proceso de visitas, en donde se muestra abiertamente la falta de comunicación verbal con el enfermo, el distanciamiento físico y /o evitación de aproximación en el encuentro”(Propuesta de intervención socioterapéutica dirigida a pacientes con Depresión del Hospital Psiquiátrico de Caracas.(Estudio de casos”:Universidad Central de Venezuela. Facultad de ciencias económicas y sociales. Escuela de Sociología. Caracas, mayo, 2003.pág5) Frente a esta realidad de una país como la república bolivariana de Venezuela hace 6 años. que quedaba para las décadas de los 30 y 40 pero en un país desarrollado por el capitalismo industrial y con una alta valoración literaria , veamos nuestra historia de una escritora que además de bipolar ha sido calificada de bisexual y feminista, dos calificativos que refuerzan las ideologías acerca del acto creador, pero insisto no desmerita esa realidad y potencialidad de poetizar y reinventar, ficción o imaginación determinados episodios personales o sociales para no meterme, dado que no soy escritor, con la topología del género literario,.
Virginia Woolf cuyo nombre verdadero completo de soltera era Adelines Virginia Stephen, Londres nació el 25 de enero de 1882- Lewes, Sussex, siguiendo a la biblioteca de Alejandría (Internet y mas escolásticamente De Wikipedia,”la enciclopedia libre) fue una sobresaliente escritora y editora británica, fíjense como conjugó los dos roles tanto que durante el período de entreguerras, se convirtió en una importante figura de la sociedad literaria londinense, y formo parte del Grupo de Bloomsbury. Aunque empezó su devenir como escritora escribiendo ensayos y critica literaria, destacó especialmente como novelista. Para algunos de su escrito el contexto literario de su momento coincide con el llamado modernismo, Tuvo influencia de Chekhov, James James Joyce y , Toistoi ,Marcel Proust y William Shakespeare, como influyo en otra escritora depresiva y suicida pero norteamericana, Sylvia Plath. Dentro de sus principales obras, a mi modo de ver, destacan La señora Dalloway (1925 con la que revolucionó la narrativa de su tiempo, relata un día en la vida londinense de Clarissa, una dama de alta alcurnia casada con un diputado conservador y madre de una adolescente. Por cierto la magnífica película protagonizada por las actrices Nicole Kiddman. Dianne Moore y Meril Strepp llamada “Las horas” se centro en el ritmo y el tiempo narrativa de personaje de película. Pero recreada por las maravillas no solamente de las actrices y sus actuaciones sino por haber captado la oscura belleza y la originalidad que permitieron a la novela ingresar a la restringida familia de los clásicos del siglo XX. Después publico El Aro (1927),Orlando(1928),Las Olas(1931) donde uno vuelve a sentir ese tiempo, ritmo y movimiento de una gramática del ir y el venir, es decir una particular concepción del tiempo real y ficción al de la novela. Luego la que según sus fans fue redescubierta durante la década de 1970,acuérdense del contexto socio literario, artístico y político económico, gracias a su ensayo Una Habitación Propia, uno de los textos más citados del llamado movimiento feminista ,donde expone las dificultades de las mujeres para consagrarse a la escritura en un mundo dominado por los hombre. Pongamos una cita de la autora:”es obvio que los valores de las mujeres difieren con frecuencia de los valores creados por el otro sexo y sin embargo son los valores masculinos los que predominan”.”Las mujeres han vivido todos estos siglos como esposas, con el poder mágico y delicioso de reflejar la figura del hombre, el doble de su tamaño natural y para continuar con este articulo, volvamos a leer algo (Pensamientos y frases) de nuestra víctima:”Porque todas las comidas se han cocinados, los platos y las tazas lavado, los niños enviados a la escuela y arrojados al mundo. Nada queda de todo ello; todo desaparece, Ninguna biografía, ni historia, tiene una palabra que decir acerca de ello”;”El amor es una ilusión, una historia que una construye en su mente”.-“La vida, quizás, no se presta a las manipulaciones a las que la sometemos cuando intentamos contarlas”En las obras y ensayos, a pesar de su enfermedad, sobresale literariamente el uso de las imágenes en sus novelas y el manejo del tiempo histórico y colectivo. Esto lo retoma ese famoso escritor de la novela Las Horas, Michael Cunningham. Destacó como critica literaria y fue autora de dos biografías: una divertida recreación de la vida de los Browning a través de los ojos de su perro (Flush) y otra sobre el critico R:Fry (Fry).Junto con E.M.Forter, llegó a escribir una carta a varios periódicos ingleses sobre el efecto que la censura tenia sobre el ánimo de los escritores,a raiz del Sunday Express de condenar la novela de temática lésbica El Pozo de la Soledad (The Well of Loneliness, en ingles),de Hall.

En el campo de la sociología clínica como la sociología de la literatura, lo referido a la creación artística y las ideologías sobre la personalidad, enfermedades y locuras de los artistas ha ocupado y ocupa actualmente la atención. No solo por un interés científico sino para entender, explicar y combatir las estigmatizaciones, la intolerancia, el rechazo y la constante psiquiatrización de una patología que obedece, y así lo demuestra toda una amplia investigación y bibliografía especializada. Así aparte o conjuntamente con las ideas anteriores en las páginas precedentes, podemos agregar otros aspectos como la demencia, la locura, las mal llamadas enfermedades mentales y la depresión junto con el suicidio pareciera, por todo el andamiaje de los mass media y las revistas especializadas en el Star Sistems. Hay otra ideología burguesa de la historia del arte que combina las patologías mencionadas, por una parte con la creación y la expresión invalorable del arte. Por otra la representación social, repito, del artista como peligroso, violador o transgresor de las normas establecidos, enfermos, melancólicos, locos y depresivos bipolares o no (Recuerde que en la clasificación de las enfermedades mentales establecida pos la asociación médica americana y cualquier otros esquema controlador de lo que se denomina normalidad versus anormalidad, anomia, desorden o patologías. Las corrientes especializadas en el estudio de la conducta, cualquiera sea la orientación y las conceptuaciones y metodologías sugeridas para la supuesta cura es amplísima y cada día se privatiza mas la consulta con especialistas y se desarrolla mas toda una industria transnacional de medicamentos y un lamentable deterioro de los encierros e instituciones psiquiatritas (M_Foucault. Nacimiento de la clínica y vigilar y castigar”).
Remontémonos, someramente a dos aspectos que nos ayudaran para finalizar el articulo cuando como hilo conductor veamos dolorosamente la enfermedad depresiva bipolar de Virginia Woolf quien por episodios muy dolorosos familiares y falta de tratamientos más eficaces, se suicida en aquella imagen que todos conocemos llenándose los bolsillos de piedras, se sumerge en el río, no si antes, momento de claridad, deja hermosas cartas a su esposo y a sus hijos. La ideología de la loca extravagante o extraviada cotidianamente contrasta con la gran capacidad creadora que tuvo y las contribuciones como editora, ensayista, y escritora para la literatura clásica del siglo XX: Esta concepción de bipolaridad, 3 intentos de suicidios, abuso sexual familiar y periódicas crisis depresivas donde la internaban no altero su genialidad narrativa y su estilo como ensayista ni la aisló de un circulo famoso de destacados intelectuales y escritores. Pero la ideología de la “enferma creativa” lamentablemente ha predominado a la hora de estimular su lectura. Hay incluso quienes atribuyen a su enfermedad su capacidad expresiva en la literatura y en la vida, con altibajos, que llevo pero, esto no es solo para ella, si revisamos esa perversa historia de la literatura y el arte en general, observamos desde una sociología de la cultura y un psicoanálisis de los procesos artísticos. otros casos excéntricos, seguramente calificados como extraños muy contrario al como la literatura de la modernidad, la cual suscribo, ha encontrado en la locura un paradigma creativo respecto al uso poético del lenguaje(el romanticismo a donde se han remitido sus principales representantes, Así, Allan Poe, Baudelaire (con toda la corriente de poetas malditos de cambios de siglo ,y mas recientemente escritores ubicados en la llamada literatura experimental, al trabajo creativo de los fenómenos del lenguaje en un uso no convencional. Y esta es una característica de la producción artística en nuestra sociedad de consumo, del simulacro y la hiperrealidad (Jean Baudrillard).
Una última ideología acerca del arte y todo lo que implica, es ver como en nuestro país y también fuera de él, cuando se enseña literatura, o simplemente historia del arte en cualesquiera de sus expresiones, se subrayan episodios particulares de algunos artistas que sociológicamente impele la posibilidad de que cualquier ser o persona catalogada normal quiera o desee ser artista, Es archiconocida la fuerte tendencia excluyente hacia la homosexualidad relacionada con el ballet, el cine, la actuación, el lenguaje poético, la danza o cualquier manifestación o relación de sentido de la cultura como modo material e inmaterial de vivir negando o afirmando una particular forma de existencia, goce, placer, trabajo, amor, diversión o simplemente dormir. Pero como la realidad y la satisfacción de las necesidades expresivas de los sujetos sociales es dialéctica, dinámica y real maravillosa. La misma historia de la cultura y del arte da ejemplos de cómo se han dado, no solamente como la modernidad. Quien no recuerda la sordera de Beethoven, la sexualidad de Miguel Ángel, Federico García Lorca, Oscar Wilde y numerosos actores del cine como industria del deseo .La esquizofrenia de Vangoh, El suicidio de tantos personajes de la actualidad y del pasado. La lista es enorme. Pero los efectos perversos de quiere unir la locura, demencia, depresión y suicidio con los artistas pareciera borrar, nada inocentemente, la gran mayoría de no artistas o creadores del arte que han hecho o pasado por el mismo caso, Se trata de una cultura enfermiza que, siguiendo a Foucault y a toda la antipsiquiatría, no solamente crea el concepto de enfermedad mental e inventa una forma societal cada vez más medicada a bases de antidepresivos, si tuviéramos espacios para dar los datos de los casos de suicidios, según la OMS, en los jóvenes, niños y ancianos ,falazmente descalificaríamos a un ser sufriente por complejas razones genéticas, socioculturales, familiares y cerebrales a otra tipo de exclusión. Hay que tener cuidado con esta falsa representación del escritor o el artista porque nos puede impeler, por procesos primarios del inconsciente, dar la mano solidaria y el apoyo afectivo de quienes se encuentran en tan dolorosas circunstancias. Freud lo demostró el paciente sea cual sea la posible patología sufre, se arremete, se evade y porque no ante una historia familiar dolorosa pero con grandes afecciones emocionales y orgánicas, creo que una mujer del siglo XX, como lo fue Virginia Woolf en una acto de lucidez (Cioran) decidió voluntariamente morir como salida a sus dolores y frustradas experiencias personales
Según la Guía de la Clínica Mayo sobre Depresión (Clínica Mayo, Rochester, Minnesota, 2001) un libro más serio por provenir de una reconocida clínica psiquiátrica y de costos altos. Aparte de dar delirante información sobre lo que UD. Debe saber para entender la depresión, entender, conocer y controlar la depresión, define en la Págs. 52 y 53 lo que los especialistas entienden por depresión bipolar:”algunas personas con depresión tienen ciclos recurrentes de depresión y euforia(manía).Esta enfermedad, que incluye emociones en ambos extremos (polos, se conoce también como depresión maníaca o trastorno maniaco depresivo” Si cualquier persona quiera indagar, en el mencionado texto la gran variedad de síntomas de la mencionada depresión bipolar pudiese creer que puede estar en uno o varios de sus expresiones, Lo que me parece pertinente para los fines de este trabajo es el señalamiento que en la fase depresiva o maníaca se puede llegar al suicidio, sumado siendo honesto con destacados amigos psicoanalistas y psiquiatras no oficialistas o mercantilistas, que con la variedad de causas que inciden en la depresión, como supuesta enfermedad mental, preferiría hablar de tristeza o la expresión de melancolía o códigos significantes diferentes a los convencionales o la vieja expresión de reificación o grados de la antigua categoría de alienación (Goldman,Marx,heller ).Lamentablemente es por todos conocidos los episodios familiares, la procedencia de Virginia Wolf de una familia depresiva y altamente disfuncional. A pesar del origen socioeconómico y el ambiente literario, que vivieron, pero se mudaran al barrio bohemio de Bloomsbury que dio nombre y práctica al brillante grupo literario formadas por las hermanas Stephen (Virginia y su hermana Vanesa. En 1912 se caso, como lo dicen los informes médicos sobre la autora, con Leonard Woolg presa por su fuerte sentimiento de ambigüedad y juntos dirigieron la Editorial Hiogart Press.
¿Fue creativa, dentro del estigma de sus episodios y ciclos depresivos e intentos de suicidio desde tirarse de una ventana, ingerir más de 100 somníferos hasta descansar en su suicidio definitivo? Los psiquiatras no están de acuerdo en afirmar o negar que la creación literaria y experiencia de vida de esta escritora, editora, ensayista y feminista. Pero si hay consenso que la riqueza de su narrativa y calidad de sus ensayos lejos de mostrar la ideología que habíamos mencionada respecto al artista o creador como minoría social estigmatizada, al menos lo que han sido y son relevante en el panorama actual venezolano y mundial de la historia del arte. Hay una cantidad de artistas no solamente escritores que gozan, disfrutan y se crecen con premios en dinero, fama y en ser parte, así como en el cine tal como lo decía en los 80 el excelente critico francés Edgar Morin, al entrado por razones políticas ideológicas y comercialización por parte de las grandes editoriales. Por supuesto desde mi concepción honesta como sociólogo de la cultura los hay quienes si lo han merecidos. Pero la razón instrumental del capitalismo tardía en época de postmodernidad en los países desarrollados, ha impulsado todo un sistema de estimulo a la creación, en términos generales, que nos muestra desde este subcontinente latinoamericano que en dicha materia nos falta mucho, tal vez demasiado por hacer. Agrego dejando algunos pensamientos y frases de una mujer catalogada por médicos e ideólogos burgueses de la historia del arte e insistente en la intolerancia hacia el continum normalidad-anormalidad, enfermedad y paciente, medicamentos y terriblemente depósitos humanos para los que “padecen de algún trastorno de la personalidad o lo que la ortodoxa psiquiatría llama enfermedades mentales, concluyendo cualquier otra praxis no paralizante de volver nuestras miradas y quehacer al sujeto social sufriente y anhelante de estados y momentos de felicidad que de una sociología clínica que también, legítimamente y reclama su intervención social en la comprensión de dichos sujetos desde una perspectiva humanista y hasta irreverente de las prácticas inoperantes en los tratamientos de la curación. Las llamadas locuras, demencias, psicosis, neurosis, trastornos de la personalidad y otros menesteres no son exclusividades de los creadores. Sé que Reverón en su código expresivo creó un castillete en el viejo Macuto, Vangoh se suicidó, Silvia Platt también y la lista de personajes contemporáneos y antiguos en la historia de las civilizaciones, recuérdese la honrosa práctica de los Samurai del quitarse la vida por cuestiones de decoro y honestidad. Valores muy contrarios al individualismo enfermizo y al consumismo compulsivo de nuestra subamada Venezuela. Que nuestros cansados ojos por lo extenso del artículo, se llene de placer intelectual y sensorial con algunas de las frases y pensamientos de esa atormentada escritora, pero excelsa creadora en el proceso de poetizar la realidad concreta:
“Me he sentido en conjunto fuerte y animada. Despierto de la muerte-o del no ser a la vida”. “Te hundes en el pozo y no hay nada que te proteja contra el asalto de la verdad, Allí abajo no puedo escribir ni leer, sin embargo existo, soy”: “He tenido algunas visiones curiosas en este cuarto también mientras yacía en cama, loca, y viendo la luz del sol estremeciéndose como agua dorada, en la muralla. He escuchado aquí las voces de los muertos”. “He vuelto temblando y tan asustada de mi propia insanidad”. En su triste y emotiva carta de despedida a Leonard confiesa: “estoy segura de que, nuevo me vuelto loca. Creo que no puedo superar otras de aquellas terribles temporadas, No voy a curarme en esta ocasión. He empezado a oír voces y no puedo concentrarme”.
Estas tristes frases develadoras de una conciencia y razón de su locura, nos vuelve a mostrar que la oposición enfermedad-cura, razón-locura son aspectos inherentes y permanentes a la condición humana, artistas o no. Pero la nobleza y capacidad de enaltecer y hacer mas digna la vida a través de la literatura y de cualquier manifestaciones de un verdadero paradigma cultural venezolano con rostro humano, nos alienta a re examinar y pedir un canto litúrgico (réquiem) para la exclusión y la intolerancia y la falta de redes sociales efectivas para quien, por variadas razones, deviene en sujeto suficiente de la exclusión social. Rindo con este articulo para mi muy sentido no solo a Virginia Woolf sino quiero, por una parte reivindicar la etnosiquiatría, la sociología de la literatura, la historia del arte, las necesidades expresivas o como decía ese extraordinario poeta venezolano Aquiles Nazoa los poderes creadores del pueblo, a la poesía de Ramos Sucre, las muñecas o juanitas de Reverón y la perenne vigencia del arte como expresión de la búsqueda del reino de la felicidad sobre el reino de la necesidad. A mi querida profesoras María Fernanda palacios y Hannit Ossott y al irreverente Rómulo gallegos para no meterme con los de otros creadores igualmente valiosos y notables escritores y ensayistas.(Para lo que quieran ahondar sobre la enfermedad mental de Virginia Woolf ver el artículo publicado en Internet de la revista médica de CHILE, Abril,2005.Gustavo Figueroa : e-mail:gufigueroa@vtr.net o buscarlo en Internet.
Respecto a la obra La Señora Dalloway, Vargas Llosa Opina; “Su hazaña no es menor que las similares de Proust y de Joyce, a las que complementa y enriquece con un matiz particular: el de la sensibilidad femenina. Sé lo discutible que puede ser el adjetivo femenina aplicada a la obra literaria y acepto que en innumerables casos resulta arbitrario utilizarlo…En La Señora “Dalloway la realidad ha sido reiventada desde una perspectiva en la que se expresan no exclusiva pero si principalmente la idiosincrasia y la condición de la mujer…( )A veces, en las obras maestras que inauguran una nueva época en la manera de narrar, la forma descuella de tal modo sobre los personajes y la anécdota que la vida parece congelarse, evaporarse de la novela, y desaparecer devorada por la técnica ,es decir, por las palabras y el orden o desorden de la narración”(Virginia Woolf. La Señora Dalloway. Prólogo de Mario Vargas Llosa. Edit Lumen, Qta. Edición, Pág. 8. En este planteamiento del escritor peruano aclara muy bien la problemática aún vigente al interior de la sociología de la literatura y la historia del arte, respecto a la llamada literatura o narrativa femenina, Recuérdese que en las últimas décadas del siglo pasado despertó toda una polémica ética y técnica como sociopolítica sobre la ideología particular de la sensibilidad especial de la mujer como artista. Gracias a otras corrientes literarias, y procesos políticos respecto a la igualdad de género, hoy día dicha ideología excluyente de las capacidades creadoras de la mujeres como género y ya no minorías sexuales, se acepta la feliz convergencia de los géneros en el arduo proceso de reinventar la realidad mediante el recurso que sea : la prosa, el ensayo, a poesía, la edición, en fin de todo recurso que hace de la realidad una representación social de ficción, testimonial, histórica o de cualquier otro género estilístico que, creo, la ideología burguesa del alma sensible o detallista, intimista y psicologicista ha desaparecido. Los mapas de la sintaxis del hecho creador del acto literario, acto como intervención de una determinada realidad o dimensión problemática no que la obra o el texto creativamente aborde. Coincido con Vargas Llosa que una novela debe emanciparse de la realidad real, imponerse como una realidad distinta, dotada de leyes, un tiempo, antropológicamente de mitos y leyendas propias e intransferibles. Lo que da a una novela, y esta una opinión de un simple lector, su originalidad-su diferencia con el mundo real- es la suma o resta que la fantasía y el arte del creador llevan a cabo en una experiencia histórica en “lo reconocible por cualquier a través de su propia experiencia, al transmutarla en ficción.
El informe médico de Chile mencionado en páginas precedentes, sobre “Virginia Woolf: enfermedad mental y creatividad artística”, se pregunta en la Pág. 5 de dicho informe: ¿Perturbo al proceso creativo?”Conocemos períodos en los que tuvo incapacidad absoluta para crear:”no podía escribir y salieron todos los diablos, diablos negros y peludos…tras finalizar cada novela se espantaba.Ahora-decia- vendrá la época de depresión, después la congestión, la sofocación. El horror es que mañana, después de este día ventoso de prórroga. Deberé empezar por el principio..¿Por qué? Nunca más”, no hay duda, y quien escribe quiere subrayarlo, ella misma postulaba que “es en gran medida la claridad de la visión que viene en esas temporadas lo que conduce a la depresión….,el máximo abatimiento personal es el más cercano a una auténtica visión” Ciertamente, para Virginia no es válido que “determinadas características patológicas de personalidad, así como tendencias a la depresión…están causalmente ligados a algunos tipos de creatividad”:¿Le relevo en parte la esencia de la locura?.Innegablemente ciertos personajes reflejan sus desazones íntimas con perturbadora penetración: el delirio de Séptimos Smith que desemboca en suicidio y se despliega en contrapunto a la vida al borde del sin sentido de Clarissa Dalloway-mientras su médico observa con autocomplacencia ciega y chata el drama inminente, el horror invade a Clarissa:”la vida se hace intolerable, ellos hacen la vida intolerables, hombres como (el doctor).Continua el informe médico, sin la enfermedad ¿habría surgido aquello inédito e irreductible que caracterizó su obra?.No podemos afirmarlo ni negarlo, resulta tentador apostar que la profundidad, gusto por lo intangible y etéreo del ser humano, sensibilidad al sentido ambiguo inherente a la existencia, hubieran sido difícilmente alcanzables sin sus desajustes.
Estas sugestivas palabras fuertes del informe médico junto con las propias palabras de la escritora nos muestran, hito conductor de este ensayo, que ante la locura y el lamentable suicidio hay que combatir, al menos, tres cosas. La primera las profundas estigmatizaciones y exclusiones e incomprensiones hacia la cantidad de seres humanos que han sufrido de depresión y los que han terminado en suicidio, tal vez como dijo una vez Cioran:”el acto más lúcido de la vida”, por cierto expresión algo polémica por la agresión, la pérdida de un ser querido y la gran culpa que por lo general, debido a la falta de redes de apoyo social, otra concepción psiquiátrica mas humanizada y menos llena de medicamentos que sedan y paralizan a los llamados locos, depresivos, esquizofrénicos, drogadictos. Afortunadamente desde el surgimiento de la anti siquiatría, movimientos renovadores y críticos frente a las nociones o clasificaciones de enfermedades como la locura, la depresión, la psicosis, la esquizofrenia y toda una gran lista que engrosa la clasificación de la enfermedades mentales, gracias que la homosexualidad se excluyó de dicha clasificación y se opto por el constructo teórico de orientación sexual como algo valido como la heterosexualidad. A pesar que la situación jurídica, social, subjetiva, cultural y de aceptación no es hoy en pleno siglo XXI las mas adecuadas si revisamos la premisa de la Declaración de los Derechos Humanos, preceptos constitucionales(Art.21 de nuestra Constitución),acuerdos de organismos internacionales y regionales, declaraciones y un sin fin de buenas intenciones todavía, a pesar de indudables logros en la materia en los países desarrollados, todavía según cifra de la Comisión de Derechos humanos en mas de 90 países se castiga la homosexualidad, lamentablemente mas hacia las lesbianas. En los países árabes es castigado con pena de muerte. Se hace necesario que la homofobia, la pobre representación social de las minorías sexuales, la discriminación y el irrespeto a la diversidad y tolerancia a las diversas orientaciones sexuales se haga una realidad, no se trata en lo externo jugando a la modernidad se acepte tales minorías pero en el interior (Valores culturales, psicosociales y familiares) se descalifique a otro ser humano por la diferencia como opción de vida.
La segunda consideración es combatir la falsa creencia o ideología acerca de la creatividad unida inexorablemente a personalidades patológicas, Las cuales por ser excéntricos ,particulares, sensibles y un sin fin de significaciones valorativas y descalificantes pero justificadores de la actitud resultante de aceptación como “Grupos sensibles, en fin artistas” en el sentido común de una fuerte representación social o construcción y visión del mundo y de la realidad social, también, con diferencias que valdrían la pena estudiar, se siguen excluyendo o rechazando o en el mejor de los casos aceptándolos, premiándoles y reconociéndolos por el terror inconsciente de no compartir un crimen en común (Artaud):personas creativas, poetizadoras de la realidad, de alta sensibilidad y profundas necesidades expresivas para crear y establecer un dialogo abierto. Por supuesto en la fantástica historia del arte hay corrientes, artistas, creadores que por pertenecer a una particular forma de entender y practicar la creatividad artística en particular y cultural en general, no le ha interesado ni les interesa lo último que he indicado, pero esto mas que otro posible estigmatización inconsciente es parte del complejo, sutil y maravillo mundo y campos de las potencialidades creadores de todos los sujetos sociales. Sociológicamente, como decía Aquiles Nazoa todos pueden ser creadores, entonces ¿por qué solo unos pocos si se reconocen y lo asumen como artistas? La posible respuesta viene de todas esas eficaces materiales y simbólicas de las ideologías y representaciones sociales en torno a la creatividad, el arte sea cual sea su expresión, el artista, las instituciones llamadas culturales y algo mas pertinentes a lo público y menos al lo privado: las concepciones del desarrollo cultural, las políticas culturales, las concepciones acerca de la cultura que se maneje(Existen más de 300 definiciones de cultura).Y en el contexto de un país subdesarrollado la conversación o la investigación cultural, antropológica y sociológica, entre otras variantes de saberes existente(Que pasa con nuestra Escuela de Arte de la máxima casa de estudio, con las escuelas a nivel medio de teatro, cine, artes escénicas y otras que ahora no me acuerdo, es decir con la base o el piso institucional formadores o de enseñanza artísticas?.) Insisto por que hablar sobre esto se torna problemático y problematizador. Finalizo con una frase del Fallecido Michel Foucault, sociólogo francés, cuando estuvo recluido por “Locura” a saber si ser loco o potencialmente creativo es ser suicida, afuera hay mas locos que en este encierro” o sea en un lenguaje más coloquial no son todos los que son ni están todos los que deberían estar.
Nos resta exigir más respeto, estudio, saber, tolerancia, diversidad y comprensión y solidaridad humana antes el sufrimiento humano, sea del tipo que sea, en un comienzo de siglo tan cambiante y convulsionado. Hace falta más arte, paz, tranquilidad emocional y una profunda democracia social y cultural. Virginia Woolf mil gracias, aunque bastante impotente por tu particular vida, por tu exquisita creatividad, tu valentía como escritora y por el legado que nos dejaste a los que todavía en esta era de la postmodernidad en un país que no ha salido de la pre modernidad, por permitirme el placer de saborear y disfrutar en todos sus momentos tus ensayos y novelas.

Oscar Alberto Cáceres Soto

Comentarios

Katherine Retamal ha dicho que…
Hola primero que todo hay que decir que tu ensayo es muy bueno. En este momento estoy haciendo un trabajo para literatura contemporanea inglesa acerca de Virginia Woolf, pero me ha costado mucho encontrar algo que haya escrito en sus diarios online.
De que parte obtuviste esto por ejemplo : “Me he sentido en conjunto fuerte y animada. Despierto de la muerte-o del no ser a la vida”. “Te hundes en el pozo y no hay nada que te proteja contra el asalto de la verdad, Allí abajo no puedo escribir ni leer, sin embargo existo, soy."
Ojala me puedas ayudar. Necesito lo mismo pero en inglés y no quiero traducirlo porque simplemente no sería lo mismo.
saludos
Kathy
ciudad escrita ha dicho que…
Recibe mis saludos Katherine. Me alegra que te haya gustado el artículo, pero debo acotarte que no fui su autor, sino el Prof. Oscar Cáceres, quien es un colaborador del blog.

A principio del artículo se encuentra el nombre del autor y su email. Puedes comunicarte directamente con él.

Además de que la bibliografía utilizada se encuentra al final del texto.

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…