Ir al contenido principal

HOMBRES EN ESCABECHE



Desde el 10 DE JUNIO en el Teatro Luisela Díaz se estará presentando la obra teatral HOMBRES EN ESCABECHE, de la dramaturga costarricense ANA ISTARÚ, protagonizada por GLEDYS IBARRA y RAFAEL ROMERO , con la Producción de Jorgita Rodríguez y la Dirección General de Luis ALberto Lamata. En temporada de Jueves a Domingo a las 8 pm. Una presentación de Talento Femenino y Vayaalteatro.com.
Entradas a la venta en www.tuticket.com , y taquillas del teatro

HOMBRES EN ESCABECHE

Hombres en escabeche es una obra singular, en la cual, mediante un texto ágil e inteligente, grávido de humorismo hilarante, observaciones agudas, ternura y compasión, se recorre la odisea y las vivencias físicas y anímicas, internas y externas, de una mujer. En esta pieza de Ana Istarú se inserta dentro de la temática feminista universal.
"Mediante una sucesión de situaciones hilarantes, salpicadas de frases ocurrentes, observaciones perspicaces, metáforas ingeniosas, sorpresas continuas, la pieza (...) expuso las ambigüedades y contradicciones a las que están sometidas las mujeres en las sociedades patriarcales que, como la nuestra, se rigen por una moral hipócrita en la esfera de la sexualidad. Con lúcido humor satírico, los sucesos esbozaron el tránsito de la protagonista por las etapas anímicas que atraviesa desde la infancia hasta la madurez y se ilustraron por medio de la relación que, según la edad, mantiene con los hombres. De niña, estos son el padre y el hermano; conforme crece, aparecen los novios y pretendientes".
Los espectadores no pararán de reír durante la función. Sin embargo, no será una risa vacía de la bobada o el disparate sino la que induce el humor agudo, pertinente y refinado. ¡La comedia sigue siendo cosa seria!"
“Hombres en escabeche” da testimonio incontestable de que si alguien cultiva el género cómico-satírico con gran seriedad, talento y éxito es Ana Istarú. Indudablemente una pieza que atestigua la frondosa floración de Ana Istarú como dramaturga.

¿Por qué “Hombres en escabeche” ?
¿Por qué ese varón evasivo, inalcanzable, sumergido por fin para nosotras en el líquido agridulce del deseo?
¿Por qué el primer amor, ese hombre que amamos antes que a todos los demás, el primero en rompernos el corazón con el golpe invisible de su indiferencia, es decir, nuestro padre?
¿Por qué ese beso lastimado que llevamos en la boca y que marcará para siempre el sabor de todos los besos futuros?
Quizás porque la literatura ha analizado extensamente el estrecho y complejo vínculo entre madre e hijo: Yocasta y Edipo, Gertrudis y Hamlet, por citar dos ejemplos clásicos, pero casi nunca se ha detenido a desentrañar la relación de amor rara vez correspondido que se establece entre la niña y su progenitor, ni cómo ésta afecta la percepción de la propia valía, la vida amorosa, la capacidad para triunfar.
En esta comedia, ácido retrato de la moral sexual latina que rigió nuestra juventud, -merecedora del Premio de Teatro “Hermanos Machado” de Sevilla-, siguiendo el recorrido amoroso de una mujer exploramos la imagen que del sexo se forman las jovencitas, mostramos las demandas esquizofrénicas que un orden social patriarcal les plantea y abrimos una ventanita a la esperanza de que, algún día, el terror al compromiso, la mutua incomprensión y las represiones dejen de ser el afilado escollo en el que se rompen los pies esos dos ángeles exaltados e inextinguibles: el amor y el deseo.
Ana Istarú


Ana Istarú
(Costa Rica, 1960).

Dramaturga, actriz, poetisa y columnista de opinión.
Ha desempeñado numerosos roles protagónicos en obras tanto clásicas como contemporáneas. Obtiene en 1980 el Premio Nacional a la Mejor Actriz Debutante, en 1997 a la Mejor Actriz Protagónica y el Premio Ancora de Teatro 1999 - 2000.
Como dramaturga ha obtenido dos premios internacionales en España: el María Teresa León para Autoras Dramáticas 1995, convocado por la Asociación de Directores de Escena de España, en Madrid, con "BABY BOOM EN EL PARAISO", y el Premio Hermanos Machado de Teatro 1999 del Ayuntamiento de Sevilla, con "HOMBRES EN ESCABECHE". Sus obras de teatro han alcanzado una treintena de estrenos profesionales en 17 países, entre los que se cuenta España, Portugal, Argentina, Chile, Uruguay, Colombia, México, Canadá y Estados Unidos. Su drama más reciente, el monólogo en un acto "LA LOCA" (2005), le valió el Premio Nacional de Dramaturgia.
Su obra poética, que abarca seis poemarios, ha sido recogida en múltiples
antologías americanas y europeas. Su libro más conocido, "La estación de
fiebre", Premio Latinoamericano EDUCA 1982, ha sido también editado por la Colección Visor de Madrid, y vertido al francés y publicado en edición bilingüe en París por las Editions de la différence.
Protagonizó la serie televisiva de ficción “Eso que llaman hogar” y co-escribió junto con el director, el guión del largometraje nacional "Caribe", protagonizado por el actor cubano Jorge Perugorría y premiado en los festivales de Trieste y Huelva.
Se le concedió en 1990 la beca de creación artística de la Fundación John Simon Guggenheim, de Nueva York.


Otras obras de su autoría son “EL VUELO DE LA GRULLA”, “MADRE NUESTRA QUE ESTAS EN LA TIERRA” y “SEXUS BENEDICTUS”.


HOMBRES EN ESCABECHEescrita por Ana Istarú

GLEDYS IBARRA y RAFAEL ROMERO

Ficha técnica

FOTOGRAFÍAS Javier Valcárcel
ASISTENTE DE FOTOGRAFÍA Jorge Echeverría
MAQUILLAJE FOTOS José Luis Piñero
TRAJE DE NOVIA IMAGEN Cortesía de Benguigui

PRENSA María Gabriela Díaz
Andrea Cedeño
DISEÑO GRÁFICO E IMAGEN Marcos Rivas
WEB Carlos Sánchez
VAYAALTEATRO.COM Mayrim Díaz
ASISTENTES Adriana Galíndez y Enrique Torres
ASISTENCIA A LA PRODUCCIÓN Mireya Brandao
MOBILIARIO
Sofá Tiendas Cas
Sillas y mesas Lámparas Univisión
CALZADO Rossi
TRAJES Camargo
DISEÑO Y CONFECCIÓN DE TRAJE DE NOVIA Edward Sosa
DISEÑO DE ILUMINACIÓN José Jiménez
PRODUCCIÓN ARTÍSTICA Yehilyn Rodríguez
ASISTENCIA DE DIRECCIÓN Alexis Moena
PRODUCCIÓN GENERAL Jorgita Rodríguez
DIRECCIÓN GENERAL Luis Alberto Lamata

MÚSICA Cortesía de Víctor Cuica
Siempre presente FAUSTO VERDIAL

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…