Ir al contenido principal

Reseña de Latidos de Caracas

EN CARACAS AÚN SE PUEDE LATIR
por Bruno Mateo


La novela Latidos de Caracas escrita por Gisela Kozak Rovero que resultó finalista en el Premio de Novela “Miguel Otero Silva” (1999) bajo el título Rapsodia como bien dice la edición de Alfaguara es una historia de amor que se desarrolla en la ciudad de Caracas en donde sus protagonistas Andrés un joven de diecinueve años estudiante de Artes de la Universidad Central de Venezuela cinéfilo y Sarracena arquitecta diez años mayor que él se conocen en un charla acerca de la ciudad que hace Enrique, profesor gay de Artes amigo de Sarracena. A partir de ese momento los dos empiezan una relación sexual entre ambos. Todo comienza así, sin embargo a medida que el devenir narrativo se da; los amantes se inmiscuyen en otro derrotero: el amor -que aunque universal- para el momento cronológico de la historia años 1990 es considerado cursi. La narración de Kozak se hace bastante ligera, se describen con acuciosidad los lugares típicos de las zonas más conocidas por todas y todos los caraqueños de a pie: Sabana Grande y sus alrededores llegando incluso hasta los límites de la Iglesia Santa Teresa ubicada en el centro, pero lo interesante es que esta descripción se mezcla con la anunciación de la relación amatoria de Andrés y Sarracena en cuanto a la parte emocional y a la aparte física sexual en sí. Hay una escena descriptiva sexual que ocurre en las cercanías de Caracas: el junquito. Aquí la autora juega con un intercambio de papeles (roles) en cuanto a la actividad sexual, es decir, la mujer logra penetrar al hombre sin que por ello implique ningún rasgo de homosexualidad en el varón. Se trata sólo de sensorialidad.

La pareja se debate entre su realidad y su amor – se puede hablar de amor-. Ella tiene una edad más avanzada que él. La familia del chico la desprecia. La considera una “asalta cunas” y “depravada”. Tal vez ella por la misma coacción que hace la construcción socio cultural de las imágenes identitarias sobre las personas cae, en la misma etiquetación cultural. Ella tiene miedo de amar a ese “chamo” y por el otro lado Andrés (el chamo) no logra totalmente encender sus motores y terminar de afianzar la relación. La novela va sucediéndose en escenas rápidas hilvanadas con delicada pericia, con un lenguaje mordaz e inteligente. Frases muy urbanas con referentes culturales contemporáneos como la alusión a películas hollywoodenses a sitios conocidos por los que vivimos y padecemos a Caracas. Una narración totalmente urbana con signos lingüísticos endémicos de la Capital de Venezuela. El humor mordaz que raya casi en la violencia determinado por el lenguaje es llevado con suave tino por Kozak Rovero en la novela hasta hacer de las y los lectores unos cómplices, alcahuetes de la relación de Andrés y Sarracena. Quizás por un deseo implícito de querer humanizar a la ciudad.

La última parte de la novela se narra casi en forma telegráfica, estrategia de estilo que se puede percibir también en los cuentos Pecados de la Capital y otras historias (2005) de la autora. Lo que produce el efecto de rapidez en el discurso hasta la culminación de la historia con un final bastante visual con la imagen del mendigo con la botella en la mano que pareciera que golpeará a Sarracena sentada en el café pensando en su amor imposible y que es salvada por Andrés en una especie de escena del teatro romántico de fines del siglo XIX dando la posibilidad de creer que en Caracas aún se puede latir de amor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…