ALGO DE HISTORIA TEATRAL

por Bruno Mateo

El Ateneo de Caracas se creó en 1931 a finales de los terribles años del militar Dictador Juan Vicente Gómez (1857-1935), dentro de sus actividades fueron relevantes la participación de las escritoras venezolanas Enriqueta Arvelo Larriva, Polita De Lima, Ada Pérez Guevara y la poeta Luisa del Valle Silva (1896-1962). Al principio, la Institución se asemejaba más a un lugar de reunión doméstica en casa de la pianista María Luisa Escobar, luego según el libro de Yolanda Pantín y Ana Teresa Torres El hilo de la voz- antología crítica de escritoras venezolanas del siglo XX- se trasladó a un local financiado por uno de los principales militares del régimen de Gomez, el General Vicencio Pérez Soto. El Ateneo representó y sigue representando un punto de encuentro para la cultura de la ciudad capital de Venezuela. Desde siempre las Juntas Directivas estuvieron, según las investigaciones de Yolanda Segnini (1987), integradas por mujeres; no obstante sus funciones se limitaban a la organización de eventos, es decir eran los personajes de reparto más que las protagonistas. Las mujeres participaban escasamente en actividades literarias, no así en el área de la música y artística. “Esta generación de los años 30 recogía la tradición decimonónica de mujeres pertenecientes a los sectores con medios económicos, en el propósito de estimular tertulias y agrupaciones con fines culturales” (Pantin y Torres, 2003: 61). Esta posición de la naciente Institución puede catalogarse de elitista, lo cual es cierto; sin embargo, no puede obviarse que el sector público casi nunca apoya el arte y la cultura a no ser por propósitos políticos partidistas, además de que no se puede desconocer la poca inclusión de las mujeres en la educación formal hasta el comienzo de la democratización en el país con el derrocamiento del Dictador General Marcos Pérez Jiménez (1914-2001) el 23 de enero de 1958.

El Ateneo de Caracas sirvió de encuentro para las mujeres intelectuales de la época y les permitió incluirse en el ámbito público de la ciudad y fue, más o menos, un antecedente en las organizaciones formadas por mujeres que comenzaron a actuar al término de la Dictadura militar.

En el año 1942 Anna Julia Rojas fundó la escuela de formación teatral, al igual que promovió premios de actuación y dramaturgia, y realizó un Festival de Teatro en 1947 (Castillo, 1992:6), el cual se siguió bajo la figura de Festival Internacional de Teatro con María Teresa Castillo como Presidenta en 1973, hasta los momentos. Aunque es de acotar que este Festival ya no se realiza.

Comentarios