Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2008

El paréntesis

EL PARÉNTESIS
Rómulo Gallegos

Carmen Rosa entre las orquídeas, su fe y el amor

En la casa todo estaba en olor de santidad. Vieja casa solariega de una familia cuya propiedad fuera tradicional, allí, con la vetustez no remozada y la huella de almas que conservaban algunas viviendas que tenían historias piadosas, compadecíanse muy bien esa atmósfera de sacristía que trasciende a incienso, a pezgua y a olor de viajeras y de óleos.En las habitaciones que no ocupaban la familia campaban una porción de cachivaches sagrados: doseles raídos, candelabros inútiles, tabernáculos desvencijados que mostraban la vil madera a través de la carroña del sobredorado antiguo, una infinidad de bártulos de sacristía dados de baja en el templo parroquial. En el extremo de uno de los corredores había un oratorio en donde se guardaba, desde tiempo inmemorial, uno de los "Pasos de la Semana Santa" acerca del cual corría entre el beaterío de la parroquia una leyenda milagrera, y constantemente entraban e…

Noche blanca

Noche blanca
Escrito por Colette

No hay en nuestra casa más que un lecho, demasiado ancho para ti, un poco estrecho para nosotros dos. Es casto, blanco del todo, desnudo del todo; ningún cubrecama oculta, en pleno día, su honesto candor. Los que vienen a vernos lo miran tranquilamente, y no vuelven los ojos con un aire cómplice, porque está marcado, en medio, por un solo valle, como el lecho de una muchacha que duerme sola. Los que entran aquí no saben que cada noche el peso de nuestros cuerpos juntos ahonda un poco más, bajo su mortaja voluptuosa, ese valle no más amplio que una tumba: ¡Oh, nuestro lecho desnudo! Una lámpara deslumbrante, inclinada sobre él, lo desviste más todavía. No buscamos, en el crepúsculo, la sombra sabia, de un gris de araña, que filtra un dosel de encaje; ni la luz rosa de una lamparilla color de conchas marinas... Astro sin alba y sin ocaso, nuestro lecho no cesa de irradiar más que para hundirse en una noche profunda y aterciopelada. Un halo de perfume lo ni…

Buhoneros

Recientemente se tomó la decisión de desalojar a los buhoneros o los eufemísticamente llamados comerciantes informales, otros los llamarían comerciantes ilegales, en fín yo los llamo buhoneros; como decía hubo una orden emanada desde la Alcaldía de quitarlos de las calles del centro de la ciudad. Esta acción que fue cumplida a cabalidad ha traído infinidades de réplicas y adhesiones. A mi en lo particular me parece estupenda la decisón adoptada; los buhoneros confiscan el derecho al libre tránsito en el territorio nacional, no pagan impuestos al fisco nacional, venden, en la mayoría de los casos, mercancía de contrabando, los precios de los productos que ofertan son más elevados que en los comercios formales, muchos de ellos tienen contacto con el hampa común, prueba de ello es que después del desalojo la delicuencia ha bajado -según las estadísticas oficiales-, problemas de orden estético, afean la ciudad, arrojan basura a las calles, en realidad son más los problemas que crean que l…