Ir al contenido principal

PISO 13

Original de Bruno Mateo[1]

Es acaso acercarse al borde del edificio lo que me produce esa sensación de desapego hacia todo lo que me rodea o por el contrario el desapego que siento hacia lo material lo que me impulsa a acercarme tanto a las orillas del techo del edificio.

Como cada mañana. Temprano. Cuando aún el sol no finaliza de alumbrar todo el verdor del cerro Guaraira Repano me dirijo directo a la azotea del edificio donde vivo por allá hacia los lados de Cotiza. Es una sensación difícil de explicar. Caminar. Ver la montaña. Sentir el aire frio que baja y que te penetra en los poros. El estómago vacío. Llegar justo al borde del techo a unos 21 pisos del nivel del suelo. Mirar hacia abajo. Mirar hacia abajo. Para mi es lo máximo. Es como practicar un deporte extremo. De esos que veo en las noches por la televisión por cable. Siempre lo hago aproximadamente hacia las 4 de la madrugada. Todavía Caracas está dormida. De vez en cuando se ve raudo un carro que pasa por la avenida Boyacá, esa tira de asfalto que parece una serpiente bordeando el pie del Guaraira. Negra y solitaria. Reptil que espera a sus víctimas impávidas. Sin moverse. Sólo aguarda en el silencio y la quietud de un espacio sin luz y sin tiempo. Y yo ahí.Parado. Una atalaya que mira lo que podría ocurrir. El observador de un terreno de lo que no ocurre, del lugar del subjuntivo. Desde el borde de la azotea de mi edificio.

Luego bajo al apartamento y comienza mi rutina de siempre. Selecciono la ropa que me pondré para salir a trabajar al Ministerio donde laboro. Busco el interior. Empiezo a tocarme el pene hasta lograr una erección. Me siento en el sillón frente al televisor. Pongo una película porno y me masturbo. Debo hacerlo. No tengo mujer. Transcurre como 15 minutos de onanismo. Me ducho y me voy. Yo vivo en el piso 13. Espero el ascensor. Esa tarde debo ir a ver a mi ex esposa (cosa que no me agrada nada). Ella me estuvo hablando de nuestro hijo Diego. Que está muy rebelde. Que no le quiere hacer caso para nada. Que la otra vez llego tarde a la casa. Pero qué quiere ella. Es un chamo de 14 años. Hijo único de padres separados. Varón. En pleno desarrollo y si salió como yo, ni hablar. Es capaz de dar lo que sea por una buena hembra. Aunque en realidad no lo conozco bien. Tal vez es gay. Me apresuro un poco. A las 5.30 de la mañana la gente comienza a salir. El ascensor se llena de personas y hoy no quiero agarrar tanto tráfico en Caracas. ¡Este ascensor que no llega!, digo en voz alta. Creo que mi mamá tiene razón, pienso, tengo que traer a Diego un tiempo para que viva conmigo. A la final soy su papá. Aunque nunca tuve un Padre que me dijera lo bueno y lo malo que se debía hacer en la vida. Acaso hay alguien que lo pueda decir. Eso no importa. Lo que creo es que a Diego sí le hace falta llamarle la atención. Coloco de nuevo la llave digital para llamar al ascensor. ¡Nada! A lo mejor la vieja del piso 15 lo paró. Ella tiene como cuatro hijos y la muy desgraciada hasta que no entra cada muchacho no suelta el ascensor. Ni modo. Me queda esperar. Ahí viene. Está lleno. Han pasado unos 10 minutos desde que salí del apartamento. Ahora el ascensor baja 13 pisos para después subir y no se sabe si se detendrá aquí.

Diego es un buen muchacho. Un carajo un poco encerrado. No sale de la computadora, según me dijo la bruja de su mamá. Pero, entonces me parece genial que salga a joder por ahí. Le hace falta. El es hombre y necesita conocer la calle para que no le pase lo que a mí. Yo llegué a Caracas hace treinta y cinco. Ahora tengo cuarenta. ¡Este ascensor que no termina de llegar! Antes las cosas en la ciudad estaban más a las manos. Yo voy a tener que escribir la historia de mi vida. Un muchacho oriental que se vino con su mamá hacer alguien en la vida. Que hizo lo indecible para obtener un puestico en el Ministerio y poder tener una quincena. Un muchacho que se acostó con cuanta mujer se encontró a su paso y algunos maricos también, que en realidad fueron los que me dieron el trabajo.

¡Por fin llegó el ascensor al piso trece!

Mañana hablaré con Diego…


[1] Seudónimo de Alexis Alvarado Sánchez

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuentos de tío tigre y tío conejo.

PRIMER CUENTO:TIO CONEJO COMIENDO ALMENDRÓN, EN LA SELVA.

Tío conejo sentado en el suelo, golpea unas pepas de almendrón, para sacarle las almendras y comérselas. Cuando de repente se aproxima por detrás tío tigre y exclama con voz ronca y fuerte: Ajá! tío conejo, así te quería conseguir. Te dije que me la ibas a pagar, por tantas travesuras que me has hecho. Ahora si es verdad que nadie te va a salvar. Hoy serás mí almuerzo! Te voy a comer!

TIO CONEJO SORPRENDIDO

Tío conejo se levanta sorprendido, pero de inmediato piensa como va librarse de esta situación tan comprometedora. Y con su acostumbrada picardía exclama: Caramba, tío tigre, usted va desperdiciar la oportunidad de comerse un manjar tan exquisito, por comerse este pobre y famélico conejo. Intrigado tío tigre exclama con cierta elocuencia:¿ A qué manjar te refieres? ! Contéstame! antes que clave mis colmillos sobre tu cuerpo: Tío conejo responde, señalando hacia el suelo: A estos sabrosos almendros. Tan sólo tienes que golpea…

¿Los analfabetas o analfabetos?

En nuestra literatura oficial y pedagógica es frecuente hablar de los analfabetas. No es raro que se diga" Ese profesor es un analfabeta", lo cual parece una "contradictio in terminis", y en realidad no siempre lo es. En 1907 escribía Manuel Díaz Rodríguez en carta a Gil Fortoul (Entre las colinas en flor) : "Pizarro, analfabeta"... Y en 1909 Rómulo Gallegos ( Una posición en la vida): " nuestros analfabetas preceptores".
El mismo uso de analfabeta en masculino se ha señalado en Colombia, México, Guatemala, Nicaragua, Puerto Rico, Cuba, Perú, Chile, etc. Pero en el castellano general se dice: " Juan es un analfabeto"; María es una analfabeta". El latín tardío formó, con raíces griegas, la palabra analphabetus para designar al que no conocía ni las letras: De ahí el analfabeto moderno, documentado en castellano ya en 1609. ¿ Cómo se explica entonces esa difundida forma en -a para el masculino?
Sanín Cano, en la Revista de Indias de 1…

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Las diez grandes mentiras del teatro infantil

Armando Carías

Mentira nº 1: “El niño es un espectador muy exigente”.

Si esto fuera verdad, no tendríamos que estárselo disputando al monstruo televisivo, al cine basura y al teatro infantil farandulero. Nuestros niños y niñas están tan alienados como los adultos que conforman su entorno y obedecen a los mismos códigos de la superficialidad y el mal gusto que han aprendido de los medios de
comunicación de masas. Suele señalarse, como argumento que refuerza esta mentira, el hecho de que el niño, en su sinceridad, se desconecta y hasta sabotea un espectáculo que no “lo atrapa”, indicativo-según parece-de su “alto nivel de exigencia como espectador”.
Creo que se confunde “exigencia” y sentido crítico con simple fastidio. El que un niño no “se conecte” con lo que sucede en la escena, no necesariamente es reflejo de su capacidad de discernimiento ni de la evaluación consciente de lo que pueda estar presenciando.
De hecho, con frecuencia somos te…